El solsticio de verano es el día más largo del año y la noche más corta en el hemisferio norte. Este hecho marca el comienzo del verano y un evento anual lleno de tradición y misticismo. Tiene lugar entre el 20 y el 22 de junio, según el año. Se celebra actualmente por culturas de todo el mundo, y parece que este fenómeno ha sido observado por los seres humanos desde tiempos prehistóricos.

El Solsticio de Verano es el día en que el hemisferio norte recibe más luz natural (en el hemisferio sur esto ocurre entre el 20 y el 22 de diciembre), dando inicio al verano astronómico y siendo un punto de inflexión en el que los días comienzan a ser más cortos y las noches más largas. La palabra «Solsticio» deriva de las palabras latinas Sol + Sistere (“permanecer quieto o detenido»).

Nuestros antepasados aprendieron a identificar los movimientos del sol y establecieron el solsticio como el marcador para determinar cuándo plantar y cosechar cultivos. Con el tiempo, las diferentes culturas y tradiciones religiosas dieron diferentes nombres al solsticio. Así, en Europa del norte se conoce como Midsummer, algunos grupos neopaganos lo denominan Litha y las iglesias cristianas lo reconocen como Día de San Juan.

solsticio-invierno-featured
solsticio_featured