Los minerales juegan un papel importante en el plano energético, capaces de generar una fuente de energía vibratoria que altera el entorno y da lugar a propiedades beneficiosas. Los minerales son fuente de salud, impactan en los chakras y son capaces de crear un ambiente energético beneficioso para muchos aspectos de la vida.

En la naturaleza se pueden encontrar diversos tipos de piedras protectoras capaces de ayudar y acompañar en los procesos de crecimiento personal. Una fuente de energía vibratoria que puede alterar el curso de ciertos procesos.

Cada piedra, cristal o mineral posee unas propiedades particulares y conocer sus poderes es el inicio del camino hacia un universo energético equilibrado.

Por ejemplo, la calcita se emplea en rituales relacionados con la belleza, la espiritualidad, el poder, el amor y la protección. Esta piedra mágica es capaz de duplicar el poder y la energía de su propietario.

Colocándola en una habitación ayuda a disipar energías negativas. Se pueden encontrar diversos tipos de calcita. Así, la calcita verde se emplea para atraer el dinero, la clara potencia la meditación, la azul potencia la curación y la rosada es armonizante de energía.

El mineral cuarzo se emplea para armonizar todos los chakras y momentos de la vida, es un neutralizador de energías negativas. Es un compañero ideal para la meditación ya que amplía el poder de percepción y ayuda a pensar positivamente.

Existen diversos tipos de cuarzo y cada uno de ellos posee características particulares y únicas siendo beneficioso en diversos aspectos de la vida.

La esmeralda atrae la prosperidad, la claridad y la inteligencia. Es una piedra curativa por excelencia, de regeneración y rejuvenecimiento, capaz de destruir bacterias y virus.

En el área emocional ayuda a controlar los celos, favorecer la memoria y proyecta amor.

 

Minerales-featured