La celebración del Día de la Madre se remonta a la antigua Grecia cuando se rendía homenaje a Rhea madre de los dioses Zeus, Poseidón y Hades entre otros. Posteriormente, los romanos recogieron esta tradición que inicialmente se celebraba el 15 de marzo. Con la llegada del cristianismo esta festividad se transformó en una fiesta en honor a la madre de Dios, la madre de Jesús.

Fue en el siglo XVII cuando la celebración pasó a realizarse en el día denominado Domingo de la Madre. En aquella época, debido a la gran pobreza que reinaba, muchas personas trabajaban en grandes palacios o casas donde también recibían techo y comida.

Un domingo al año, los siervos y empleados disponían de un día libre para que pudiesen visitar a sus madres y llevarles un regalo. Fue en 1908 cuando la ama de casa Anna Reeves Jarvis intentó dotar de oficialidad a esta festividad a nivel nacional. El día elegido para ello fue el primer domingo de mayo, en conmemoración de la muerte de su madre.

diamadre_featured